Máster en Diseño y Desarrollo de Videojuegos

19-02-2019 - Artículos

Dificultad de juegos actuales vs clásicos

Dificultad de juegos actuales vs clásicos

Artículo escrito por nuestro alumno Ángel González

Un día más ante la pantalla de mi ordenador, el mismo jefe de siempre. Lleno de rabia y desesperación me dispongo a prepararme un café para afrontar de nuevo el desafío que tantas veces he intentado superar, pero que nunca consigo… ¿podré pasarme al fin el maldito boss?

Puedo afirmar que acabó cayendo, que conseguí hacer ese parry las suficientes veces seguidas como para derrotar a mi enemigo, ¿al final era para tanto? Decidí embarcarme en una nueva aventura, retomando uno de los títulos que más ha marcado mi infancia y suponiendo que “sí cuando era pequeño me lo pasé, ahora va a ser pan comido”... me equivocaba.

En el año 2011, de la mano de From Software, salió el título de Dark Souls, el cual creó tendencia, haciendo cada vez más habitual la dificultad extrema de los videojuegos que conocemos hoy en día. Pero si echamos la vista atrás, la dificultad en los videojuegos era algo habitual.

En la época arcade, nos encontramos con un catálogo de títulos que, a pesar de su dificultad, nos han dado muchos momentos de diversión. Algunos de ellos son, entre otros, Ghosts’n Goblins, Contra, Ninja Gaiden, etc. Este tipo de juegos tenía mecánicas similares: moverse, saltar y disparar, pero entre la complejidad de los niveles y la cantidad de vidas que teníamos para superarlos, se hacía el juego realmente difícil. Y sino… ¿quién no recuerda en Sonic The Hedgehog de Sega el tema de ‘Green Hill Zone’? o mejor aún ¿recuerdas el tema del último nivel de este juego? Por estos innumerables intentos, entre otras cosas, se recuerdan tanto los temas de los niveles iniciales, y es que cada vez que perdías tus vidas, te tocaba comenzar desde el principio. Si te sientes valiente, te recomiendo un juego que me trajo dolores de cabeza, algo más actual que los anteriores: Heart of Darkness (PC y Playstation), aún recuerdo el grito del protagonista al caer al vacío…

Heart of Darkness para Playstation

Heart of Darkness (PC y Playstation, 1998), un juego corto realmente difícil debido a la gran mayoría de muertes instantáneas del protagonista.

La dificultad de los juegos clásicos ofrecía más horas de juego ayudando a alargar un título limitado por el hardware de su época.

Cuanto más difíciles eran los juegos, más tiempo duraban, mayor era el reto y mayor la satisfacción al superar niveles. Siguiendo esta filosofía y debido a la limitación de las prestaciones del hardware, se conseguía alargar la duración de estos títulos, cumpliendo las expectativas de los jugadores y dando un rendimiento óptimo en horas de juego. En otras palabras, la dificultad era una de las herramientas de desarrollo para hacer que estos jugadores pasaran más tiempo intentando superar niveles, además fue uno de los factores determinantes del éxito de las máquinas arcade.

Ghosts?n Goblins y Ninja Gaiden, dos de los juegos más difíciles de la historia.

Ghosts’n Goblins (1985) y Ninja Gaiden (1988), dos títulos realmente difíciles que fueron incluidos en su propia máquina arcade.

No obstante, no hemos resuelto la pregunta planteada al principio, ¿creemos que nuestros juegos son difíciles? Si comparamos los juegos actuales con los juegos clásicos debemos tener en cuenta muchos factores.

Primero, el diseño. Títulos como Contra, Ghosts’n Goblins y Battletoads, con escenarios realmente complicados de superar y un sistema de vida típico de los juegos de su época, se han ganado la fama de estar entre los juegos más difíciles de todos los tiempos.

En segundo lugar, la evolución en la jugabilidad. A medida que ha pasado el tiempo, los videojuegos nos han hecho recorrer caminos muy diversos, donde la dificultad ha tomado un segundo plano, dando lugar a la importancia en la narrativa, gráficos espectaculares e infinidad de géneros y subgéneros.

En tercer lugar, nuestra evolución con las mecánicas. Puede que estos juegos nombrados anteriormente sean difíciles pero… ¿os imagináis un juego de este estilo, en el que aparte de saltar, moverse y disparar, tengáis que parar golpes, esquivar, hacer distintos ataques y usar objetos de todo tipo? En el primer Doom ni siquiera podíamos apuntar con el arma en el eje vertical. Hemos adquirido estas habilidades de manera progresiva y ahora, retomar un juego clásico, nos resulta una ardua tarea. Las opiniones de entonces no podían comparar esos juegos y sus mecánicas con las actuales.

Y para finalizar, la nostalgia. El verdadero enemigo de los juegos actuales. Queremos a nuestros juegos clásicos, y nos han traído grandes momentos de diversión, pero… ahora vivimos en un mundo lleno de alternativas, con las que antes no contábamos. Una gran variedad de juegos Free to Play, packs, ofertas (tanto en digital como en formato físico), son unas de las ventajas de las que gozamos hoy en día y que antes no teníamos.

Por eso, antiguamente nuestros queridos juegos nos daban horas y horas de diversión, y realmente llegamos a apreciarlos de una manera que hoy en día no hacemos con los títulos actuales. No obstante, y como he comentado con las mecánicas, ahora arrancamos ese juego que tanto nos gustaba y lo sentimos tosco, duro, extraño, si… lamentablemente ese juego no ha envejecido tan bien como estaba en tu cabeza… y es que la industria avanza velozmente, todo cambia y nos adaptamos a un ritmo frenético. Aunque… Si lo piensas bien no hace falta echar la vista tan atrás, poniendo un ejemplo, ¿cuánta gente crees que ha instalado Fallout 3 desde que se anunció Fallout 4 en el E3? Así es la nostalgia, oh gran querida amiga. Este es uno de los motivos por los que tanto esperamos los remakes pero ese es otro tema del que hablar.

La experiencia de juego no solo reside en las mecánicas sino en todos los elementos que el videojuego ofrece al jugador a lo largo de sus partidas.

Por todos estos motivos es por lo que no podemos comparar la dificultad de Ghosts’n Goblins, a la de Dark Souls, aunque ambos estén reconocidos como juegos realmente difíciles y frustrantes. Además, grandes maestros de los juegos de plataformas han sucumbido drásticamente ante un juego de gestión de recursos, por lo que el único que puede valorar realmente qué juego es difícil, eres tú.

Para terminar, me gustaría dejarte una reflexión, una serie de preguntas que me he planteado más de una vez. ¿Qué hubiese pasado si siempre hubiésemos tenido la jugabilidad arcade de los juegos clásicos? ¿Nos hubiésemos acostumbrado a pasarnos juegos realmente difíciles? y entonces… ¿qué sería difícil?


19-03-2019 - Artículos

Cómo empezar a desarrollar la idea de tu videojuego

Cómo empezar a desarrollar la idea de tu videojuego

22-01-2019 - Artículos

Entrevista a Antonio Clavaín de Artax Games

Entrevista a Antonio Clavaín de Artax Games

16-01-2019 - Artículos

Videojuegos no solo para jugar

Videojuegos no solo para jugar
Top