Máster en Diseño y Desarrollo de Videojuegos

19-03-2019 - Artículos

Cómo empezar a desarrollar la idea de tu videojuego

Cómo empezar a desarrollar la idea de tu videojuego

Cómo nacen y cómo se les da forma a las ideas es una de las cosas más importantes a la hora de comenzar un proyecto de videojuegos.

Soy un alumno del máster de diseño y desarrollo de videojuegos de la UPM y actualmente estoy involucrado con otros alumnos en el desarrollo de un juego llamado provisionalmente The Wanderer, el cual vamos a presentar como TFM.

Todo comienza teniendo algo de inspiración. Para la creación de ideas lo más natural es inspirarse en trabajos de otros para captar nuevas esencias y distintos puntos de vista de un concepto.

Gracias a la inmensa cantidad de campos que cubre el mundo de los videojuegos, los desarrolladores no están limitados a inspirarse únicamente en otros juegos, sino que pueden buscar inspiración en películas, libros, escultura, arquitectura etc…

El comienzo de todo proyecto tiene que comenzar con una idea nueva y saber qué quieres transmitir con el producto final. ¿Cómo se juega?, ¿Es 3D O 2D?, ¿Quieres contar una historia compleja?, ¿Quieres que sea un machacabotones adictivo? Son buenos ejemplos de preguntas que deben surgir al formar la idea.

Una vez lo tengas claro, llega el punto de buscar un caparazón, aquí es donde las inspiraciones entran en juego, cualquier cosa puede ser útil. En nuestro caso películas como Mad Max, sagas de libros como La Torre Oscura o juegos como Hollow Knight dieron forma a nuestra idea inicial. Hacer un par de sesiones de brainstorming con tu equipo puede ser maravilloso para sacar ideas distintas y conseguir un concept killer jugoso.

No hay que cerrarse a cambios en lo que respecta a la formación de la idea

En estas fases de pre-diseño no hay que tener miedo a cambiar cosas o a desfigurar la idea inicial. De hecho, la idea inicial de nuestro TFM dio un giro inesperado en una reunión en la que cambió casi en su totalidad, pero consideramos que ahora es mucho más potente, transmite mejor el mensaje inicial que queríamos expresar y estamos mucho más contentos con ella.

Una libreta es la mejor compañera para dar forma a una idea de videojuego

Una hoja en blanco y un lápiz son lo mejor para aclarar una historia nueva.

El nacimiento de una idea

Siempre suele venir acompañado de una historia. Esta historia parece estar muy clara en nuestra cabeza, pero: ¿Has tratado de contar de qué trata en voz alta?

Al hacerlo te darás cuenta de que no es tan sólida como imaginabas y lo mejor que puedes hacer en estos casos es, papel y lápiz. (Yo soy algo más tradicional para estas cosas, un móvil o un ordenador también pueden servirte).

Con mi experiencia casi nula escribiendo, la metodología que yo uso y que te recomiendo si estás empezando, es empezar por el final y el principio de la historia a rasgos generales y después vayas planteando situaciones interesantes a lo largo de la historia, que pienses que pueden ir dando una forma más sólida al mundo y los personajes que quieres desarrollar. Tampoco es recomendable extenderse mucho en esta fase, simplemente escribir la historia a rasgos generales.

La historia tiene que escribirse no solo para ser contada, sino para también ser jugable.

Un error que se comete muy a menudo es escribir una historia muy interesante y profunda, la cual es cero jugable. Hay que tratar de escribir una historia en la que podamos hacer encajar una jugabilidad interesante y que sea súper adictiva. También se puede modificar la historia ya escrita para encajar la jugabilidad, pero seguramente quede más natural si se construye al unísono.

Videojuego Portal de Valve

Portal es un buen ejemplo de idea con mecánicas simples pero muy novedosas en su tiempo.

Esta jugabilidad vendrá derivada del género al que pertenezca tu juego, pero hay que hacerla fresca y novedosa y otra reunión de Brainstorming con tu equipo puede ayudar de nuevo.

Otra gran opción es buscar en el mercado juegos exitosos parecidos a tu idea final, e ir cogiendo los conceptos de sus mecánicas que más te atraigan para ir creando poco a poco unas mecánicas propias. Seguramente las vayas cambiando para que se vayan adaptando más a lo que buscas, hasta que no se parezcan a las originales, lo que es ideal. Como dije al principio, tienes que perder el miedo a los cambios.

Documentación de la idea

Una vez tengas todo claro, te queda demostrarlo en el peor amigo de cualquier mente creativa, la documentación. Es recomendable redactar un documento de concepto de juego o GCD (Game Concept Document). Este te servirá para dejar las bases del juego claras y para saber a qué público te diriges y ver que tal han funcionado en el mercado propuestas parecidas. Además, si estás buscando publishers que tengas este documento bien rematado y cuidado, es un must.

Este documento debería tener una extensión de unas 12-14 páginas y en él debes poner: el título, una descripción breve del proyecto, un storyline que resuma la historia, comentar las características principales más destacables del juego, un breve estudio de mercado que demuestre la viabilidad de tu proyecto frente al mercado y una sección en la que menciones las referencias que has tomado en tu proyecto.

Esto no es la orden del día y tu documento puede que no necesite seguir este orden concreto o puede que requiera de más puntos, si es así adáptalo a tus necesidades. Pero, sobre todo, debes recordar que la información tiene que ser clara, concisa y si puedes, haz que esté presentada de una forma original y agradable a la vista, así destacará algo más entre la multitud.

Con esto concluye la fase inicial de creación de la idea, pero todavía queda mucho más trabajo por delante. Iremos publicando más adelante artículos que darán más información sobre cómo empezar tu proyecto, así que, visítanos de vez en cuando.


19-02-2019 - Artículos

Dificultad de juegos actuales vs clásicos

Dificultad de juegos actuales vs clásicos

22-01-2019 - Artículos

Entrevista a Antonio Clavaín de Artax Games

Entrevista a Antonio Clavaín de Artax Games

16-01-2019 - Artículos

Videojuegos no solo para jugar

Videojuegos no solo para jugar
Top